Una de las aplicaciones de mensajería instantánea que está entre las más populares actualmente es la de WhatsApp, permitiendo que sus usuarios cuenten con un sistema sencillo al que pueden recurrir para comunicarse con otras personas, sin importar el país en el que se encuentren.

Puede realizarse una conexión a través de su servicio de mensajería o por videollamadas, generando que su uso continuo y el almacenamiento de la información que la aplicación resguarda un interés nada conveniente por parte de ciberdelincuentes.

Estas personas malintencionadas para robar las cuentas legítimas, emplean un método en el que dentro de la misma red y donde suplantan a terceros, sistema que se ha visto en acción en diferentes ciberestafas y que funciona de manera muy simple.

Inicia con el delincuente haciéndose pasar por una empresa u otro usuario para que le faciliten el código de verificación de seis dígitos, con el que se puede ingresar sin problema a la cuenta.

Hace alrededor de un mes un portal especializado, WEB etaInfo, manifestó y puso en sobreaviso a los usuarios sobre una situación de este tipo.

En el caso expuesto, los malhechores se hacían pasar por un grupo de servicio técnico de la plataforma de WhatsApp, e informaban al usuario de que probablemente su cuenta había sido hackeada.

Para verificar el estado de la cuenta y descartar que esta hubiese sido atacada, le pedían al usuario que les diera su código de verificación.

WhatsApp emplea el código de verificación como una herramienta para que el usuario demuestre que es el dueño legítimo y auténtico de la cuenta en sí, y es enviado por el sistema al número telefónico del usuario a través de un SMS al ser descargada la aplicación por primera vez, o al ser instalada en un nuevo Smartphone.

Es un código compuesto por seis dígitos y que está hecho de forma personalizada y particular, por lo que si alguien ajeno tuviera el número de este código podría robar la cuenta y suplantar al usuario real.

También se pueden suplantar contactos de la víctima, ganando mayor credibilidad, o se acercar a la víctima diciendo que son empresas que promocionan algún concurso o premio, esto fue registrado por la alerta de la ciber empresa de seguridad Kaspersky que denunció que se estaban llevando a cabo estafas que iniciaban con una llamada al usuario en la que se le ofrecían unas entradas gratis si participaba en un concurso.

Después se le indica al usuario que se le ha enviado un mensaje de SMS con un código de seis dígitos que debe ser enviado para confirmar su participación en el sorteo.

Por supuesto, no es un código de confirmación lo que envían, sino la clave de verificación que la plataforma de WhatsApp envía a las víctimas.

Cómo evitar que nos roben la cuenta de Whatsapp

Lo primordial es desconfiar de este tipo de mensajes si no son enviados por el sistema desde una fuente verificada, y entrar en contacto con la supuesta empresa o usuario que haya realizado el contacto con el fin de verificar su veracidad.

Si se compartiera la información, debes estar seguro de qué se podría hacer con ella en caso de que la facilites a un desconocido, en lo que corresponde a WhatsApp al enviar el mensaje, se indica que es el código de verificación y que no debe ser compartido.

Como última medida también puede exigir una autenticación de doble factor dentro de la misma aplicación, proceso que se puede realizar sin importar si tu equipo es Android o iOS, y no es más que una función adicional que agrega mayor seguridad a tu cuenta.

Es así como el sistema de la aplicación te pedirá más de un dato para poder verificar tu cuenta, detalle que hará mucho más difícil que la puedan robar.

También te puede gustar:

Dejar un comentario